Hammam

¿Qué es un Hammam?

El baño árabe, baño turco o un hammam, es una forma de tomar un baño de vapor, que incluye la limpieza del cuerpo y la relajación muscular.

De denominan igualmente así, los edificios en los que estos se encontraban y cuya estructura respondía a las distintas estancias que precisa el proceso del baño.

De su nombre en árabe al-ḥamma (الحمّة) derivan los topónimos españoles «Alhama» y los portugueses «Alfama».

Historia del Baño de Vapor Caliente

 

El Hamán a desempeñado un importante papel en las culturas del Medio Oriente como punto de reunión social, ritual de higiene y como elementos arquitectónicos.

Gracias a los antiguos romanos y griegos, no nos duchamos ni nos bañamos en el frío.

Las termas romanas o baños termales, son la inspiración de muchas de nuestras tradiciones modernas de baño.

De manera similar, el Hammam, también conocido como baño de vapor turco, es donde se originaron muchos rituales modernos de baño.

El Hammam es probablemente la tradición de baño más antigua del mundo.

Su popularidad no se ha desvanecido con el tiempo; de hecho, este antiguo ritual de baño de vapor ha ganado entusiastas entusiastas en todos los rincones del mundo.

Cuando los otomanos tomaron Constantinopla (ahora Estambul) de los romanos en el año 1450, trajeron consigo sus propias tradiciones de baño.

Los turcos otomanos pronto se encontraron con los hábitos de baño romanos y los fusionaron con los suyos.

Así nació un nuevo ritual de limpieza, conforme a los requisitos y reglas del Islam.

Los turcos lo llamaron Hammam, que significa «el esparcidor de calor».

Los europeos los conocieron por sus contactos con los otomanos y en Europa oriental fueron populares durante la Era Victoriana.

En España hay un gran número de edificios históricos que, en su momento, fueron «hammam», prácticamente en todas las ciudades del sudeste peninsular.

Por ejemplo, los Baños del Almirante, un edificio de estilo mudéjar construido en 1313, situado junto al Palacio de los Almirantes de Aragón, en el centro urbano de Valencia; los Baños árabes de Hernando de Zafra, en Granada; El Bañuelo, situado junto al río Darro, en la misma ciudad y los Baños Árabes de Jaén, conservados en el sótano del Palacio de Villardompardo, que fueron construidos en el siglo XI aprovechando restos de de un baño romano.

Cuando era posible, se utilizaba agua termal natural; aunque las instalaciones son modernas, una continúa usándose hasta la actualidad en Alhama de Granada. En otros, el agua se calentaba con leña.

Los Baños Romanos y los Baños Turcos

Los romanos creían en la centralización, construyendo un enorme complejo de baños donde miles de personas podían visitar y hacer sus rutinas diarias de baño y ponerse al día con las últimas noticias.

Los otomanos, sin embargo, se inspiraron en su religión y siguieron sus propias reglas de limpieza.

Consideraron el baño como un ritual de purificación completado antes de la oración.

En lugar de un gran baño romano, preferían casas de baños más pequeñas dispersas por la ciudad.

Por esta razón, muchos Hammams modernos se pueden encontrar al lado de una mezquita.

Mientras que las casas de baños romanas contenían una piscina de agua fría donde las personas podían sumergirse por completo, los turcos percibían esta tradición como un baño de suciedad y por lo tanto preferían limpiarse con cuencos de agua corriente.

Otra diferencia significativa entre los baños romanos y turcos se refería a la cámara fría.

Al principio, el Hammam era un lugar que solo daba la bienvenida a los hombres.

De manera constante, las reglas cambiaron para permitir la visita de las mujeres enfermas o que habían dado a luz, siempre que no hubiera hombres presentes.

Eventualmente, todas las mujeres podrían bañarse allí, probablemente debido a la influencia del profeta Mohammed, quien afirmó que el calor de los baños aumentaba la fertilidad.

A nivel social, muchas mujeres lo consideraron su escape diario del aislamiento en el hogar.

De hecho, en un momento dado, un marido que prohibía a su esposa visitar el Hamán se consideraba una razón legítima para que ella solicitara el divorcio.

Más tarde se volvió accesible para todos y por lo tanto, se convirtió en un importante centro social para personas de todas las clases.

Se convirtió en mucho más que un lugar donde podría limpiar su cuerpo, fue y sigue siendo un retiro para la limpieza corporal y espiritual.

Un Auténtico Ritual

Al igual que su predecesor romano, un Hammam típico tiene tres salas interconectadas:

  1. un camekan ,
  2. un hararet y
  3. un soğukluk .

El camekan sirve como un impresionante hall de entrada y puede compararse mejor con un vestuario cálido.

Aquí es donde se desviste y recibe un peştemal, un paño especial y delgado para cubrir su cuerpo y nalin, un par o zapatillas de madera.

Entonces eres escoltado por el tellak que es el masajista, hasta el hararet, una habitación caliente con una cúpula y ventanas para crear un ambiente tranquilo de luz tenue.

El tellak le indica que se recueste sobre el göbek taşı, o piedra del vientre, que es una plataforma de mármol elevada.

Esto te hace sudar, abriendo los poros en anticipación de una gran limpieza.

Después de unos minutos, el tellak vuelve a lavarse y te friega vigorosamente con un jabón tradicional hecho de pasta de oliva.

Cuando se hace esto, la espuma y las células muertas de la piel se lavan con tazones llenos de agua limpia.

Una vez que esté cerca de las cuencas de agua, recibirá una segunda exfoliación intensiva con un mitón en bruto llamado kese, seguido de otro enjuague.

Finalmente, quítate la toalla y entras en el soğukluk , o sala fría, donde puedes recostarte en la cama, beber algo para rehidratarte y en general, relajarte.

El Hammam en la Actualidad

Hoy se ha desarrollado un importante crecimiento del turismo de descanso y relajación, en todo el mundo,  lo que ha dado lugar a la aparición de nuevos baños al estilo árabe.

Una de las tradiciones árabes más placenteras se está imponiendo en algunos países europeos.

El baño árabe público no sólo cumple con las funciones de proporcionar descanso e higiene, el hammam en sí también es un lugar de reunión social y política.

En las calles españolas de la antigua Córdoba musulmana, se pueden encontrar esparcidas más de 600 baños públicos en su época de mayor esplendor.

Al igual que en ciudades como Madrid, Córdoba o Granada que ya cuentan con un hammam dentro de su urbe.

Herederos de las termas romanas, estos establecimientos disponen de piscinas de agua fría, templada y caliente, además de una sala de vapor para tomar un baño turco y otra de masaje con aceites aromáticos.

Conviene comenzar por la templada, seguir por la caliente y finalizar con un chapuzón en la pileta fría.

El ambiente es silencioso y sólo se oye de fondo una música relajante, lo que permite recuperar la energía del cuerpo y descansar la mente.

Si alguna vez viajas a un país de Oriente Medio, como por ejemplo Marruecos y te encuentras cerca de un Hammam, haz un favor a tu cuerpo y a tu alma y pruébalo.

El Hammam es una de las tradiciones de limpieza más antiguas del mundo.

Esta experiencia de baño de vapor árabe, purifica el cuerpo y el alma.

Es excepcionalmente relajante y tonificante, y tu piel nunca se sentirá más suave.

Una de las delicias más celestiales para el cuerpo y el alma es la ceremonia del hammam, donde la exfoliación y la limpieza profunda son seguidas por la crianza, el ablandamiento y la purificación.

Baño Público en la Antigua Petra – Jordania

Resumen
¿Qué es un Hammam? La historia del baño de vapor caliente
Título
¿Qué es un Hammam? La historia del baño de vapor caliente
Descripción
Un hammam, también conocido como baño árabe, baño turco o hamán, es una modalidad de baño de vapor que incluye limpiar el cuerpo y relajarse.
Autor
El Mundo Árabe
Logo