Mundo Árabe » Categoría Costumbres Árabes » Tatuajes de Protección de las Mujeres Amazigh

Tatuajes de Protección de las Mujeres Amazigh

Hay regiones donde las mujeres aún se tatúan la cara, la barbilla, la frente, los pómulos, las manos, las piernas, el pubis; hacen de la sangre y la tinta un ritual íntimo.

Talismanes que hablan, que emiten avisos.

Líneas que envían al forastero un mensaje, pero el mensaje también puede ser para un ser querido:

«Si vienes a molestar, mi espíritu guardián te hará picadillo».

Nunca subestimes a una chica del desierto y menos a su espíritu protector.

Los Tatuajes de Protección a las Mujeres Amazigh

Si viajas al Norte de Marruecos, en el olvidado Rif o te pierdes por las cabilas argelinas, podrás ver a estas mujeres.

Muchas de ellas ancianas ya, pero aún fuertes, risueñas.

Sentirás su mirada profunda, que te atraviesa, bajo sombreros de mimbre y pañuelos.

Aparecerán como una manada en las cercanías de las casas bajas de un solo piso, armadas con esas líneas matriarcales que adornan sus rostros.

Su mirada ha cruzado un siglo y aún es capaz de desafiarte.

Ojos desafiantes, ensalzados por esas marcas que recuerdan al sacrificio bereber, vestigio de un culto solar extinto que ha llegado hasta nuestros días.

Parecen las cicatrices de una batalla espiritual.

Si te fijas un poco más verás que las señas puntúan un triángulo o pirámide en el rostro ovalado de esta mujer hinchada de fuego.

No hay sumisión, fragilidad, entrega o rendición, no verás nada de eso.

Verás en sus ojos la historia de millones de mujeres que desde la Edad de Piedra han proyectado esa mirada de violentada sabiduría.

Veo guerreras que hoy son abuelas. Columnas maestras, que sostienen la historia del mundo.

El origen de estos tatuajes se perdió en los tiempos en que adorábamos el fuego celeste, antes de que los humanos convirtiéramos a Dios en una neurosis.

Estos tatuajes pertenecen a la cultura Amazigh, los pueblos preislámicos que habitan el Magreb y a otras tribus de Oriente Medio o el Sahel.

(El Sahel o Sáhel es la zona ecoclimática y biogeográfica de transición entre el desierto del Sáhara al norte y la sabana sudanesa al sur. Se extiende a través del norte del continente africano, entre el océano Atlántico y el mar Rojo)

Linaje de comerciantes, camelleros, campesinos, piratas y guerrilleros, gentes orgullosas que han sufrido, pero también han luchado.

Círculos, líneas y puntos, motivos florales, plantas, árboles o astros, lunas, soles, cometas, ruedas, esvásticas y cruces, son tributos de las agujas.

Así forjaban una cultura e identidad femenina que se está extinguiendo; sobrevive hoy estigmatizada, pieles de mujeres viejas, los últimos mapas de un mundo perdido.

El tatuaje constituía un rito de paso de la niñez a la edad adulta a pesar de que el Islam prohíbe el tatuaje, pero consiguieron esgrimir cierta justificación teológica basada en la solidaridad:

«Fátima, la hija del profeta, también había sido tatuada en la barbilla; si Fátima iba a ser “la primera en entrar al Paraíso” por qué no ellas».

Usando aguja, carbón y colorante vegetal, se acudía a la tatuadora, que era siempre mujer o las hacía de madres a hijas.

Además de un símbolo de belleza el tatuaje tenía más valor que una cadena de oro, fueron un talismán mágico que podía proteger la virginidad, escudar a la familia o ahuyentar a los malos espíritus.

Además podía obrar como conjuro medicinal para la artritis u otras dolencias.

Cada mujer escogía sus símbolos, celebrando así la conexión con la tierra o los distintos amores o hitos de una vida, bien vivida.

Los tatuajes eran un acceso y una ofrenda a su dios personal interno.

Iban creciendo con el tiempo, extendiéndose por el cuerpo.

Unas pinturas que creaban lazos de protección en una tierra en la que ser mujer es un oficio duro.

Tienes que ser fuerte, como la esfinge, capaz de aguantar los azotes del simún, el viento venenoso que en el desierto asfixia a los seres vivos.

(Un simún es un temporal fuerte, cálido y seco de viento y arena, que sopla en el Sahara, Palestina, Jordania, Siria y los desiertos de Arabia. Su temperatura puede sobrepasar los 54 °C, con una humedad por debajo del 10%)

De este modo los signos acabaron siendo un símbolo espiritual del poder femenino en estas comunidades históricas.

Los tatuajes en un contexto tribal son tanto comunicadores como medios de adorno.

Pueden entenderse en la capacidad de una expresión de sí mismo, un signo de pertenencia religiosa o aliviar los síntomas de enfermedades espirituales o físicas.

En todos los casos, los tatuajes para estas mujeres amazigh sirven como medio para retratar la identidad.

Dentro de los Amazigh (cultura bereber), las mujeres estaban históricamente tatuadas en la cara.

En tiempos anteriores a la llegada del Islam al norte de África, la práctica era generalizada.

Sin embargo, desde la llegada de la fe islámica, la creencia de que altera la creación de Allah, por lo tanto es haram (prohibido) ha llevado a la declinación casi completa de la práctica.

Para ceremonias y celebraciones importantes, la henna o el Harquus se usan a menudo para reemplazar el simbolismo significativo del tatuaje, pero de manera temporal.

Estos adornos temporales a menudo se limitan a las manos y los pies, por lo que el arte del tatuaje facial es un arte que desaparece.

Ubicación del Tatuaje Talismán

La colocación de los tatuajes bereberes fue a menudo alrededor de aberturas en el cuerpo:

  • ojos,
  • nariz,
  • boca,
  • ombligo
  • vagina

o en superficies del cuerpo que pueden percibirse como vulnerables como los pies y las manos.

Se percibió que estas áreas del cuerpo requerían protección de los ‘Jnoun’ que son los malos espíritus, que pueden intentar entrar en su cuerpo y poseerla.

Muchos diseños de tatuajes eran de estilo y su colocación en el cuerpo era para ofrecer un tatuaje de protección contra el mal de ojo.

De hecho, el nombre de los tatuajes bereberes es «Jedwel», que significa talismán.

Los tatuajes para estas mujeres amazigh, serían relevantes para los ritos de paso y se agregarían en etapas clave de la vida.

Los Tatuajes de Protección son:

El primero de los tatuajes faciales se llama ‘siyala’ y está en la barbilla.

Siyala a menudo toma la forma de un tatuaje simbólico de palmera que consiste en una línea recta simple desde la parte inferior del labio hasta la parte inferior de la barbilla.

Esta línea a veces estaría flanqueada por puntos que representan semillas.

El segundo tatuaje se llama ‘ghemaza’ y se coloca entre las cejas.

Este tatuaje cuando más tarde se extiende a la frente se conoce como ‘el – ayach’ que es el amuleto de la suerte.

Hay muchos elementos abstractos en los diseños y símbolos de los tatuajes bereberes, pero muchos otros se repiten.

Aquí están algunos de los diseños más recurrentes y algunas de sus interpretaciones:

  • El árbol – que representa la fuerza.
  • Semillas – que representan la fertilidad.
  • Rana y araña – que representan la fertilidad y los ritos mágicos.
  • Serpientes – que representan el falo, la fertilidad y la curación.
  • Huesos de pescado – representando agua, prosperidad y fertilidad.
  • El lagarto – que representa el nacimiento y la luz.
  • Moscas y abejas – que representan la resistencia y la energía.
  • Formas de diamante – representando la protección del espacio personal.
  • Khamsa – representando la protección del mal de ojo.

Los Tatuajes como otras formas de adorno, son un lenguaje en sí mismos.

Un lenguaje tácito inmerso en creencias profundas y la necesidad de estar protegido contra amenazas percibidas invisibles.

La práctica del tatuaje tradicional amazigh / bereber de mujeres en todo el norte de África, era para absolutamente todas las mujeres.

Los amazigh o bereberes son los pueblos étnicamente originarios del norte de África y para las mujeres amazigh, los tatuajes de protección no eran tanto un adorno como un hábito profundamente sagrado, un rito de paso que todas las mujeres y niñas tenían que hacer.

Son un hechizo contra las fuerzas malignas que hay.

Era una manera de mostrar dónde pertenecían, de comunicarse, de representar.

Es una marca que representa la lucha de las mujeres, sus sentimientos, su identidad.

Los tatuajes bereberes son extremadamente simbólicos, cada uno de estos diseños tiene su interpretación, pero cada interpretación puede variar en las experiencias personales de cada persona, al igual que un tatuaje moderno.

Los tatuajes amazigh en algunos casos, no se limitan solo a las mujeres, de hecho, algunos hombres en ciertas tribus bereberes también tienen tatuajes.

Hay muchas otras representaciones de los tatuajes amazigh, pero lo cierto es que los tatuajes son algo tan espiritual, tan anclados en la historia del norte de África, que no puedo evitar sentirme increíblemente triste, triste de que sea una tradición moribunda.

Si crees que la información aquí no es precisa, por favor deja tus comentarios y sugerencias aquí .

Entonces dime, ¿qué piensas de estos tatuajes de protección?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.