Mundo Árabe » Categoría Costumbres Árabes » Las Revelaciones de Mahoma

Las Revelaciones de Mahoma

Las Revelaciones de Mahoma

Las Primeras Revelaciones de Mahoma

Las Revelaciones de Mahoma
Mahoma recibiendo la revelación del ángel Jibreel, en árabe جبريل Miniatura iraní del siglo XV, aquí el profeta aparece con el rostro descubierto, algo que no es habitual.

Siendo Mahoma un hombre tranquilo y reflexivo pasaba muchas de sus noches meditando, en una cueva.

Subía a la Hira, una cueva en la montaña Jabal Al-Sur, situada en la región de Hejaz a 3,2 km de La Meca, la actual Arabia Saudita.

Allí recibió sus primeras revelaciones, la primera revelación de Mahoma la recibió La Noche del Qadr, de la mano del Arcángel Gabriel.

Siendo el profeta un hombre de 40 años de edad y un mercader muy rico y respetado.

Mahoma se llegó a sentir muy confundido e inquieto con estas revelaciones, dudando y temiendo por ellas.

Las Revelaciones de Mahoma
Esta es la cueva de Hira donde Mahoma meditaba y donde se le apareció el ángel Gabriel.

Totalmente perturbado por estas visiones que parecían tan reales, pensó lo peor.

Su primera esposa Jadiya animó a Mahoma a escuchar e interpretar las revelaciones del arcángel Gabriel.

Asegurándole que se trataba de algo real y muy bueno.

El arcángel Gabriel le indicó a Mahoma, que había sido elegido como el último de los profetas para predicar la palabra de Allah.

Mahoma, comprendió que él era el elegido de Allah, para revelar al mundo una nueva religión monoteísta.

Mahoma describió la visita del ángel Gabriel como un mandato para memorizar y recitar los versos que Allah le revelaba.

Su esposa Jadiya, se convirtió en su primera discípula, adoptando el Islam.

Así el profeta fue ganando popularidad y el Islam fue llenándose de adeptos.

Mahoma recitaba los versículos del Corán, ante sus compañeros, estos los aprendían de memoria y luego los repetían incansablemente a sus seguidores.

Así el Corán fue conocido inicialmente solo por transmisión oral.

Los Viajes Milagrosos del Profeta Mahoma

En el año 620, el profeta Muhammad hizo dos viajes en sueños, durante una noche de meditación en la cueva de Hira, donde se encerraba a meditar habitualmente.

Las revelaciones de mahoma
Las revelaciones de mahoma

El Isra y El Miraj

El primer viaje se llama Isra y el segundo fue una ascensión a los siete cielos el Miraŷ.

Isra significa en árabe, el viaje nocturno milagroso, que el profeta realizó en una meditación nocturna..

Desde, la ciudad de La Meca a la mezquita más lejana, Masyid Al-Aqsa que es la mezquita más grande de Jerusalén.

Pero el viaje más importante, fue el Mi’rāŷ.

El Mi’rāŷ fue su ascensión al cielo, donde recorrió los siete cielos y se comunicó con profetas que le precedieron.

En una de sus tantas noches de meditación, el profeta Mahoma fue visitado por dos arcángeles, que abriendo su pecho purificaron su corazón.

Alejando toda duda y error que pudiesen existir en su corazón y también del paganismo.

Mahoma fue elevado a los cielos, ascendiendo a los siete niveles hasta alcanzar el trono de Allah.

Acompañado por Jibrīl, el arcángel Gabriel, se encontraron con los profetas:

  • Adán.
  • Yaḥyā, que para los cristianos es, Juan el  Bautista.
  • ʽĪsā, Jesús.
  • Yūsuf  o José.
  • Idrīs,
    Calendario Musulmán o Islámico
    Calendario Musulmán o Islámico
  • Harūn o Aarón.
  • Mūsā o Moisés.
  • Ibrāhīm o Abraham.

Junto con Jibril visitaron el paraíso y también el infierno.

Muhammad entendió que fue el más amado por Allah, aún más que a ninguno, de los otros profetas.

Hoy el miʽraj se celebra popularmente con las lecturas de las suras que revelan este acontecimiento.

El día 27 de Rajab, del calendario islámico y se denomina como Laylatʽ al-Merāj que significa «La Noche de la Ascensión».

 La Transmisión del Mensaje de Allah

Mahoma predicó el monoteísmo estricto y el Día del Juicio Final, en la sura 82 (de la hendidura) a este día se lo denomina, Día de la Retribución.

Sura es el nombre con el que se denomina a cada uno de los 114 capítulos en los que se divide el Corán, libro sagrado del Islam.

Por transmisión oral se conocieron inicialmente, las revelaciones de Mahoma, la palabra de Allah, transmitida a través del Ángel Gabriel.

Mientras Mahoma estaba vivo confió la transmisión de las enseñanzas a los memoriones, personas que se dedicaban a memorizar y recitar la palabra de Allah.

Se le llamó Hafiz, en el islam, a la persona que conoce de memoria el texto del Corán.

El origen de la figura del hafiz, se remonta a los primeros tiempos del Islam y está ligado a al mundo árabe, preislámico.

En la antigua Arabia, la transmisión de las leyendas, las genealogías y los textos literarios se realizaban de forma oral.

Aunque en el siglo VII existía una forma de escritura de la lengua árabe y contaban con un alfabeto propio, derivado del fenicio, pero mejorado por los árabes.

La transmisión de las revelaciones de Mahoma, seguían siendo de forma oral o escritas en hojas de palmeras, trozos de cuero o huesos.

Sólo después de su muerte los versos, serían recopilados y puestos por escrito, en forma de versículos y transcritos en el Corán.

La importancia de conservar el mensaje original, era primordial; en toda su pureza, sin ninguna clase de cambios, debían ser exactos.

Pero pasaron 30 años de la muerte de Mahoma, hasta que, el califa Uthman ordenó, asentar por escrito las revelaciones de Mahoma, en el texto sagrado.

Uthman fue el tercero de los califas ortodoxos, la primera serie de califas que gobernó el Imperio islámico, después de la muerte de Mahoma.

Hizo una recopilación de las revelaciones de Mahoma y redactó la versión oficial del Corán.

En 114 capítulos llamados azoras, cada uno dividido en versículos o aleyas, que es la que existe en la actualidad y es la usada los Suníes.

Declarando oficialmente que, es la versión exacta y auténtica transmitida, por el profeta.

Es la palabra de Allah revelada a Mahoma, el Profeta, a través del arcángel Gabriel.

La primera azora es «Al Fatiha«, este capítulo o azora constituye para los musulmanes la principal de sus oraciones.

Al acabar de recitar los suníes añaden la palabra amīn o amén.

Esta palabra amín, no aparece en el Corán, pero se encuentra relatado en los hadices, el deber pronunciarla.

Históricamente se cree que el profeta Mahoma era analfabeto o ummi, pero hay dos hadices que demuestran lo contrario.

«Entonces el Profeta dijo: «Traedme algo para escribir que os redactaré un escrito y no os perderéis después de ello».

La gente disputó, y no es correcto disputar frente a un profeta.

La gente dijo: «La enfermedad del Profeta se ha puesto muy grave».

El Profeta dijo: «Dejadme, que el estado en el cual estoy ahora es mejor que lo que vosotros creéis».

Al-Bara’ dijo: «Así el Mensajero de Allah, tomó el documento, y aunque no podía escribir bien escribió:

‘Esto es lo que Muhammad ibn’ Abdullah concluye…’»»

Esto sucedió durante las negociaciones del Tratado de Hudaybiyyah este tratado tuvo lugar entre el estado de Medina y la tribu Quraysh de La Meca.

En marzo del año 628 del calendario gregoriano o en el Du l-qa’da del 6 AH (año de la hégira) en el calendario musulmán.

Este tratado estableció una paz de diez años y permitió a Mahoma ingresar a La Meca durante su peregrinaje por el resto de su vida.

 La Amenaza Al Profeta

Las revelaciones de mahoma
Miniatura turca del siglo XVI. Mahoma es defendido por su suegro Abu Bakr. Donde se observa a Mahoma con su rostro tapado.
Tras las revelaciones de Mahoma y su transmisión oral, el número de musulmanes convertidos al Islam aumentaron muy rápidamente.
La fuerte crítica al politeísmo, comenzó a poner incómodos a los mercaderes jefes de su propia tribu los Qurayshí, guardianes de la Kaaba.
Y en una amenaza a los demás jefes de las diferentes tribus, que se beneficiaban del comercio en caravanas, que se concentraba en La Meca.
La riqueza de estas tribus se basaba en el comercio, que aumentaba en épocas de peregrinación a La Meca.
Peregrinaciones causadas, por la gran cantidad de ídolos que estaban apostados alrededor de la Kaaba, en el centro de esta ciudad.
La Kaaba es un recinto sagrado, es la casa de Allah y dentro de ella y a su alrededor se apostaban ídolos que los árabes politeístas adoraban, convirtiéndola así en el punto principal religioso de La Meca.
Cada tribu de Arabia tenía un ídolo propio al cual elevaban sus oraciones y hacían ofrendas. Las revelaciones de Mahoma, ponían en peligro las creencias religiosas, el comercio y la riqueza que el politeísmo traía a los jefes de las tribus.
Es por esto que Mahoma fue repudiado por la gente de su propia tribu y sus seguidores sufrieron persecución por el clan, al que él pertenecía.
La vida en La Meca se hizo muy difícil y peligrosa, para los seguidores del Islam, pasaban hambre y hubo varios atentados contra la vida de Mahoma.
Por esto es que finalmente en el año 622 DC, decidió trasladarse a la ciudad de Medina, la importancia de esta migración es tan grande para los musulmanes que es llamada La Hégira.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.